25 de septiembre de 2017

SORPASSO DIGITAL

Según Bloomberg (ver aquí), Amazon se ha convertido ya en la empresa líder mundial en I+D, desbancando al antiguo campeón, Volkswagen. No es un tema menor. Es la prueba del nueve de que las tecnologías expansivas que van a impactar de modo más disruptivo en los próximos años son tecnologías de base digital (capitaneadas por la inteligencia artificial), y una nueva evidencia del cambio de signo de la economía del siglo XXI. Dejamos atrás las tecnologías industriales, y nos enfocamos masivamente en tecnologías digitales (sin obviar los campos de interacción entre ellas). Las empresas en la frontera digital, todas ellas extremadamente jóvenes, controlan definitivamente el mundo económico, dejando atrás a gigantes automovilísticos, químicos o farmacéuticos. Entre las diez empresas con mayores presupuestos de I+D del mundo, seis pertenecen a la esfera de la digitalización y las comunicaciones móviles: Amazon, Alphabet (Google), Intel, Microsoft, Huawei y Apple. Amazon invierte en I+D tres veces más que la vieja IBM, y su impacto en la economía se empieza a notar por todas partes. No sólo en el ocaso del retailing mundial (la quiebra de Toys R Us, la gran cadena de juguetes, es la última muestra de cómo el e-commerce está acabando con la distribución tradicional). También en la presión sobre rivales de naturaleza similar, como Google, que ve cómo el público deja de usar su buscador para encontrar productos y ofertas, y desvía su tráfico directamente hacia la gran interfase de compra mundial: Amazon.

¡Cómo ha cambiado el panorama en sólo una década! En 2004 ni una sola de las grandes plataformas digitales del mundo internet figuraba en el podio de la I+D mundial. Si entre los 10 líderes de 2004 encontrábamos 4 empresas automovilísticas (Ford, Toyota, Daimler y General Motors), hoy sólo queda Volkswagen en el “top ten” como último representante del viejo mundo del motor. Si los campeones del incipiente mundo digital eran Microsoft e IBM en 2004, hoy ya son seis los líderes digitales que figuran en el top. Si Siemens y Matsushita aparecían en 2004, hoy no queda ningún grupo industrial en la cima.


La gran batalla competitiva gira definitivamente hacia las tecnologías digitales. Que van a afectar profundamente la forma en que vivimos, trabajamos, aprendemos, consumimos, nos relacionamos, y opinamos, de manera inesperada e inquietante. Basta saber que, durante las últimas elecciones americanas, fueron abiertas en Facebook unas 400 cuentas falsas (conectadas a cuentas rusas), de teóricos ciudadanos norteamericanos, que compraron alrededor de 100.000 $ en diferentes anuncios publicitarios, y generaron infinidad de comentarios políticos (al parecer, de forma automática, mediante bots -robots digitales capaces de sintetizar texto o voz-) con la finalidad aparente de crear estados de opinión e incidir el resultado de los comicios. Ni siquiera Facebook conoce el alcance de este ciberataque (o cibercampaña), como acaba de reconocer el propio Zuckerberg. Una diferencia fundamental de las plataformas digitales respecto a las viejas marcas industriales es que, en un nuevo paradigma de sistemas de información que está en fase de gestación, las primeras no son capaces de controlar el impacto que sus procesos internos y externos pueden generar. Entramos, definitivamente, en la Era Digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario