14 de abril de 2012

ORYZON GENOMICS: UN EJEMPLO DE EXITO

Ayer me llegó un mail de Oryzon Genomics informándome de que las moléculas desarrolladas por la empresa han demostrado ser eficaces en el tratamiento de leucemias agudas. Los resultados son la conclusión de dos ensayos preclínicos llevados a cabo por dos grupos independientes de investigación en el Reino Unido. Las conclusiones se publican en Nature Medicine y Cancer Cell.

Oryzon es una empresa de base tecnológica, surgida de un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona. Su misión es la identificación y manipulación de biomarcadores que permitan desarrollos de herramientas de diagnóstico y terapéuticas. Fue uno de los primeros proyectos de entrepreneurship que impulsamos en el antiguo CIDEM, hace ya más de diez años, y ahora aspira (y lo conseguirá) ser una empresa biofarmacéutica de primer nivel internacional. Con su fundador y buen amigo, Carles Buesa, hemos mantenido acaloradas discusiones acerca de la conveniencia de "sectorializar" las políticas de I+D e impulsar de manera preferente sectores intensivos en tecnología y de alto potencial de crecimiento, como es la biotecnología. Carles sabe que no hemos estado jamás en desacuerdo: el problema es que, desafortunadamente, nunca hemos tenido recursos para impulsar decididamente un sector empresarial tan importante para el futuro (de la economía, de la sociedad y del país), como es el biotecnológico.

Catalunya, sin embargo, tiene las condiciones de contorno necesarias para desarrollar un potente clúster biomédico, que ya existe de facto en el ámbito de la ciencia. Disponemos de investigación de primera clase internacional en algunos segmentos de la biomedicina. Barcelona, después de Boston, es la segunda ciudad del mundo con mayor publicación científica en nanomedicina. Tenemos líderes mundiales en investigación de excelencia (Messeguer, Izpisúa, Seoane...). Una demanda extremadamente sofisticada (red hospitalaria de primera clase, y una sociedad exigente en salud). Un sector biotecnológico emergente, donde destacan empresas como Oryzon, Archivel Farma, AB Biotics, Advancell, Regenear o Janus Development. Un sector farmacéutico líder en el Estado (Esteve, Grífols, Almirall, Ferrer..). 

El panorama se complementa con centros tecnológicos que empiezan a entrar en ámbitos de desarrollo de negocio biomédico (LEITAT), centros de investigación de excelencia, y hospitales que empiezan a sistematizar la innovación y a valorizar tecnologías en el mercado. La guinda: Biocat, fundación que aglutina y lidera el clúster sectorial.

En los próximos años, si la suerte nos acompaña, asistiremos a una auténtica explosión de empresas de tecnologías médicas y biotecnología, que consolidará el clúster biofarmacéutico más importante del Sur de Europa, y uno de los principales polos de ciencia médica del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario